Los Illuminati

 

Parte VI

 

El General Superior de los Jesuitas [2]

 

El siguiente artículo es de la publicación de Mayo del 2000 de The SPECTRUM Newspaper.

El uso público de este artículo está permitido en toda la extensión del artículo.

El artículo está basado en extractos de una entrevista hecha por Ricky Martin de SPECTRUM a Eric Jon Phelps, autor de Los Asesinos del Vaticano.

Yo les recomiendo que se lea en su totalidad.

 

...continuación

 

Martin: ¿Cuál es la meta FINAL de los Jesuitas?

   

Phelps: Su última meta es el gobierno del mundo, con el Papa de su hechura, desde el Templo de Salomón reconstruido en Jerusalén. Esa es su última meta.

   

Martin: ¿Y porqué es el Templo de Salomón reconstruido tan importante?

   

Phelps: A causa de que los Jesuitas siempre han querido eso. Cuando Ignacio Loyola primero inició la Orden, una de las primeras cosas que él hizo fue que él quiso ir a Jerusalén y establecer los cuarteles Jesuitas allí. Así que, él fue allí, trató de hacerlo y falló, regresó atrás, fue a la escuela, comenzó sus estudios de Latín, etc. Podría ser una buena idea revisar justo un poquito sobre Ignacio Loyola.

   

Martin: Sí.

   

Phelps: Ok, Ignacio Loyola fue un soldado español, y fue herido en una batalla entre los franceses y los españoles, y su pierna fue destrozada. Bien, el General Francés, a causa de que Loyola fue muy valiente en el conflicto, ordenó a sus propios doctores atender a Loyola. Así que ellos arreglaron la pierna y le enviaron de regreso a su casa –en la cual, desde luego, él fue dignatario real en el Consejo de Loyola en España, en el área de los Vascos. Loyola, a través de su serie de intentos de recuperar su pierna –ella había mal sanado, hizo un armazón donde pudiera estirar la pierna, con severo, horrible, temible dolor –y tratando de estirar esta pierna hasta traerla de nuevo a la forma normal, él soportó temible, terrible dolor. La quebró de nuevo un par de veces y aún así no sanó correctamente, así que él tuvo una perpetua renguera. Él ya no pudo más ser el galante entre las mujeres, y como un resultado, él entró en una depresión, y entonces tuvo esa visión de los santos, etc., etc., y escribió sus "Ejercicios Espirituales."

   

Me detendré sobre los ejercicios espirituales, sólo por un minuto. Loyola entonces quiso formar un ejército, pero cuando esto sucedió con sus ejercicios espirituales, esos ejercicios espirituales serían el entrenamiento básico para todos sus Jesuitas. Eso es por lo que TODO ellos atraviesan. Eso es por lo que cada Jesuita atraviesa hoy. Una de las máximas de los ejercicios espirituales es que si mi superior dice "negro es blanco y blanco es negro", entonces así es. Así es en sus ejercicios espirituales. Eso es lo que fue citado en JFK, cuando Kevin Costner está diciendo a su gente: "Hey, gente, nosotros debemos comenzar por pensar igual que la CIA. Negro es blanco y blanco es negro". Esa fue una revelación involuntaria de que los Jesuitas produjeron esa película, ya que ellos están citando a Ignacio Loyola en esa película de sus ejercicios espirituales. Así que Loyola tuvo una voluntad indomable. Él tuvo una voluntad de hierro, y fijó su mente en recuperar lo que el Papado perdió ante la Reforma. Y así, él fue al Papa, y el Papa en 1540 creó entonces la Orden Jesuita. Pero este hombre es un soldado, él es un abogado, y él reunió una legión de soldados y guerreros para recuperar lo que Roma había perdido, así como instituir un Gobierno Mundial para el Papa desde Jerusalén. Esto fue en 1540.

 

Él lanzó la Orden en 1536. Fue arrestado por la Inquisición, y fue liberado, y fue al Papa; se arrojó a los pies del Papa. Estaría completamente a su servicio. El Papa les dio carta de autorización, y ese Papa fue Pío III. El Papa los autorizó a ellos, creó la Orden Jesuita; entonces él tuvo la protección Papal, y ellos comenzaron su temible historia de muertes y sangre. Y guerra tras guerra tras guerra tras guerra, ellas son todas atribuidas a la Orden Jesuita en alguna manera. Nobles Católicos con cantidad de dinero, donaron castillos y escuelas y dinero a la Orden Jesuita. Virtualmente cada cosa que ellos poseen ha sido dada a ellos o robadas por ellos. Desde luego, ellos robaron todas las fortunas de los Judíos en la Segunda Guerra Mundial. Ellos robaron todo su oro, todas sus posesiones y cada cosa, donde quiera que ellos fueron a un país. Lo que ha sido abandonado no es NADA comparado con lo que ellos han tomado. En el libro de Edmond Paris, impreso por Ozark Publicaciones, llamado El Vaticano Contra Europa, se entra en gran detalle de lo que ellos hicieron.

   

Esto nos remite a que los últimos 30 años de guerra son todos atribuibles a los Jesuitas, sus masacres de los Serbios y Judíos, etc. Pero Edmond Paris no entendió que el General Jesuita –y este es uno de los puntos más importantes que yo quiero enfatizar sobre Von Kolvenbach– el General Superior Jesuita está en completo control de la comunidad internacional de inteligencia: Es decir, la CIA, el FBI, la KGB, el Mossad israelí, el BND alemán, el SIS británico. El General Superior Jesuita está en COMPLETO CONTROL del aparato de inteligencia entero – el FBI, cada agencia burocrática en este país, todas ellas, él está en completo control de ello. Así que, cada vez que él quiere encontrar algo sobre un individuo, ellos se ponen con el número de Seguridad Social, y cada cosa de todo el aparato de inteligencia pone su parte y él y sus provinciales pueden revisar cada cosa sobre ese hombre. Tarjetas de crédito, usted dígalo, cada cosa que está ligada al número de seguridad social de Roma, el cual FDR [*Franklin Delano Roosevelt, un presidente de los EEUU] puso sobre nosotros en 1933 con la ayuda de Spellman; en aquel tiempo, creo, él fue Arzobispo, o podría haber sido el Cardenal Hayes –pero Roma estuvo detrás de FDR para ponerlo en el cargo. El par de cosas que él hizo fue implementar la inseguridad social, el impuesto a las ganancias, y reconocer el sanguinario gobierno Jesuita de la USSR de Joseph Stalin. De modo que cuando se nos da el número de Seguridad Social, ese es el número de Roma – eso es por lo que yo rehúso utilizarlo – y eso es por lo que ellos quieren que cada uno lo use para cada cosa: licencia para conducir, declaración de impuestos, tarjeta de crédito, cada cosa que usted hace, ese número es usted y ese número es el número de Roma.

   

Martin: Déjeme sólo retroceder aquí por un minuto. Lo que viene a la mente es Louis Freeh, cabeza del FBI.

   

Phelps: Católico Romano, buen monaguillo. Probablemente un Caballero de Colón; no puedo probar esto. Pero cualquiera con esa especie de poder tiene que llegar a ser un Caballero de Colón. Y los Caballeros de Colón implementan las políticas Jesuitas. Y Louis Freeh fue el principal detrás de la atrocidad de Waco y la atrocidad de la explosión de Oklahoma City. Y su francotirador fue un Católico Romano Japonés llamado Lon Horiuchi.

   

Así que, tenemos a Católicos Romanos en control, Caballeros en control del FBI, que llevaron a cabo todas estas matanzas. Y esos dos hombres, Louis Freeh y Lon Horiuchi son personalmente responsables ante el Cardenal O’Connor de Nueva York. Y el Cardenal O’Connor de Nueva York es el más poderoso Cardenal en el país. Él es el vicario militar. Y por eso Bush se humilló ante él por ir a Bob Jones, porque el Cardenal O’Connor es el Rey del Imperio Americano. Y él gobierna su Imperio desde aquel Palacio, la Catedral de Saint Patrick, "el pequeño Vaticano".

   

Martin: ¿Y él está en contacto, piensa usted, con Kolvenbach?

   

Phelps: Desde luego. O’Connor mismo no es un Jesuita, pero los Jesuitas son semejantes a las SS de la Iglesia Católica. Ellos mantienen el orden.Y los más cercanos a él que mantienen el orden son los Jesuitas de la Universidad de Fordham. Ahora, uno de ellos –la cabeza de la Universidad de Fordham, un Irlandés creo, es también un miembro del CFR [Consejo de Relaciones Exteriores]. Y yo tengo eso justo aquí en el Reporte Anual del CFR de 1993. Esos Jesuitas en Fordham mantienen la apariencia y gobiernan sobre el cardenal de Nueva York. Y, desde luego, los poderosos Jesuitas de Fordham incluyen a Avery Dulles y John Foster Dulles, uno de los escritores del libro sobre el Concilio Vaticano Segundo.

 

Martin: Retrocedamos ahora, vayamos hacia atrás. ¿Qué es el Concilio de Trento?

   

Phelps: El Concilio de Trento fue la respuesta de Roma a la Reforma Protestante. Recuerde – la Reforma Protestante nos trajo toda la libertad política que nosotros conocemos hoy. No hay tal cosa como la soberanía nacional sin la Reforma. No hay tal cosa como los derechos personales sin la Reforma. No hay tal cosa como la Ley de la Naciones, como nosotros la conocemos hoy, de Montesquieu y de otros, sin la Reforma. Así que, cuando la Reforma vino con sus doctrinas de salvación por gracia por medio de la fe sola, y que no había necesidad de los sacerdotes para ir al Cielo – todo lo que nosotros necesitamos es salvación en Cristo, y Romanos 1:17: el justo vivirá por fe. Cuando la Reforma vino, ello despojó a Roma de su poder espiritual. Los sacerdotes ya no fueron queridos ya que el pueblo estaba obteniendo la palabra de Dios en una Biblia, específicamente en Holanda, Inglaterra, y Alemania. Y así, con esos grandes avivamientos brotando y la Reforma sucediendo, las naciones estaban escapando del poder del Papa. El Santo Imperio Romano estaba disolviéndose. Carlos V, el Emperador, se resignó y llegó a ser un monje y un jardinero. De modo que el Señor se estaba moviendo poderosamente en quebrantar el poder del Santo Imperio Romano, comenzado por Carlomagno y el Papa.

 

Bien, eso no fue bueno para Roma ya que ellos estaban perdiendo cantidad de dinero. Las naciones ya no estaban pagando más los "peniques de Pedro", lo que hoy nosotros llamamos "ayuda extranjera" en este país. Y así el Papa estaba muy enfadado sobre esto. ¿Qué haría él? Esas naciones se están escapando de nosotros; ellos no están bajo nuestro poder temporal o espiritual; y es muy importante recordar que el Papa pretende dos poderes – espiritual y temporal – y con el quiebre de su poder espiritual, él entonces perdió su poder temporal. En otras palabras, él no tenía más la habilidad de gobernar a la gente a través del rey del país, a causa de que el rey se estaba escapando, igual que Enrique VIII. Así que, Enrique VIII se escapó de la Iglesia Romana y formó la Iglesia de Inglaterra; él ya no fue más súbdito del Papa. Esto estaba sucediendo en Inglaterra, en Alemania, en Holanda, y otros lugares. Como un resultado de esto, el diablo levantó a Ignacio Loyola con sus demonismos, sus "ejercicios espirituales" y –a causa de que Loyola había sido miembro de los Alumbrados de España, que es lo que hoy nosotros llamamos los Iluminati, y él usó la Orden Jesuita para intentar recuperar lo que había sido tomado por la Reforma –que el Señor había hecho a través de Lutero, Calvino, y Knox. Y, de paso, Lutero, Calvino, y Knox –ninguno de esos hombres murió violentamente. Todos ellos vivieron hasta edad avanzada y murieron pacíficamente, rodeados del poder de las maquinaciones Jesuitas.

  

El Concilio de Trento consistió de 25 Sesiones. Esas 25 Sesiones maldijeron y condenaron todas las doctrinas de la Reforma. Condenó a cualquiera que no cree que el literal Jesucristo está en la ostia, y que su sangre literal está en el vino. Eso es llamado transubstanciación. Cualquiera que no cree aquello es un maldito anatema. Cualquiera que cree en la justificación por la gracia por medio de la fe –anatema, maldito. Cualquiera que no crea que el Papa es el vicario de Cristo –maldito, anatema. Usted ve, todas esas doctrinas fueron puestas al alcance como un resultado de leer la Biblia, lo cual produjo la Reforma, y así los Jesuitas maldijeron cada cosa que los Reformistas estaban predicando. Esto está todo en la Ley llamada el Concilio de Trento.

 

   

En la 4ta Sesión, la cual es probablemente la Sesión más importante, los Jesuitas condenaron la libertad de expresión, la libertad de prensa, y la libertad de conciencia. Así que, ningún hombre tiene el derecho de elegir su propia religión; ningún hombre tiene el derecho a publicar lo que él cree que es verdad; y ningún hombre tiene el derecho de libertad de conciencia. Esos derechos fueron asegurados por nuestros antecesores Bautistas/Calvinistas en la Primera Enmienda. El hombre que escribió la Primera Enmienda fue James Madison, quien fue un Bautista/Calvinista, y a él le fue dicho por aquel Bautista/Calvinista en Virginia, Doc. John Leland: "Si usted no asegura todos esos derechos, Virginia no ratificará la Constitución". Virginia fue un estado Bautista/Calvinista.

 

Así que, nosotros tenemos una guerra entre el Concilio de Trento y las doctrinas de la Reforma, particularmente como fueron delineadas por Juan Calvino en sus Instrucciones De La Religión Cristiana. Calvino [1536] escribió las Instrucciones De La Religión Cristiana, él las concluyó cuando era de 27 años, y las dedicó al Rey de Francia. Y por esa causa los Jesuitas lo odiaron tanto, él fue desde Francia y residió en Ginebra hasta el día de su muerte, cuando llegó a ser Gobernador de Ginebra. Es decir Calvino y sus Instrucciones De La Religión Cristiana versus Loyola y su Concilio de Trento, si usted lo quiere redondeado en dos documentos mayores.

   

Martin: ¿En que año fue el Concilio de Trento?

   

Phelps: Desde 1545 a 1563, 18 años. Y Trento es un pequeño pueblo en Italia. Así que, este fue un concilio que tomó lugar en el pueblo de Trento, Italia. La Confesión Presbiteriana y Fe de Westminster que fueron finalizadas en 1648, después de la Guerra de los 30 Años, es otra extensión de las Instrucciones de Calvino, y es por lo que estuvieron la Iglesia de Escocia y los concordantes cuando ellos resistieron el poder de Roma e Inglaterra. Ese documento es un máximo documento, y no es la nueva Confesión de Westminster, ese es el antiguo documento de 1648, donde ellos llamaron al Papa el hombre de pecado, aquel Anticristo Romano, y ellos también denunciaron la tiranía anticristiana. Y que es su deber, usar lo que ellos llaman "la espada del Espíritu", la cual es la Palabra de Dios, de la que leemos en Efesios, Capítulo 6, y "la espada de la justa defensa" –el arma, la espada.

   

Así que, nosotros los Calvinistas creemos que hay un tiempo para la paz y un tiempo para la guerra, y no rehusamos ir al campo de batalla cuando ello es necesario. Fueron los Calvinistas quienes nos dieron nuestra libertad política en Inglaterra con Cromwell. Él fue un Calvinista y un Bautista independiente. Fueron los Calvinistas en Holanda quienes dieron a los Holandeses su libertad política, con Guillermo de Orange, y luego su hijo, el Príncipe Mauricio, y entonces más tarde, en nuestro gran país, cuando fue Washington, el Masón que no fue más a su Logia Masónica aquellos últimos 30 años de su vida –en sus propias palabras– y que fue un Bautista y un Calvinista. Él fue bautizado en la Primer Iglesia Bautista de Nueva York por uno de sus capitanes, el Pastor Gano, rodeado totalmente por Calvinistas. Eso es la causa de que ellos no se rindieron en Valley Forge, cuando ellos estuvieron indefensos, cuando ellos fueron a través de la  nieve, descalzos, ellos soportaron eso porque fueron calvinistas creyentes de la Biblia y ellos rehusaron someterse a la tiranía del Rey George, que fue controlado por los Jesuitas. Y esa es el alma de nuestro país. Si nosotros perdemos esa alma, nosotros habremos perdido todo. Y esos mismos Bautistas, en la Segunda Enmienda, aseguraron sus derechos de portar armas, ya que ellos aseguraron el derecho, la "espada de la justa defensa". Y la "espada del Espíritu" está contenida en la Primer Enmienda, el derecho de tener la Biblia nunca quitada de ellos. Las dos espadas del Calvinismo están aseguradas en la Primer y Segunda Enmiendas. Sin esas primera y segunda Enmiendas, todas las otras no son nada.

   

Martin: Bien, ya obtuve mi pregunta número 2. Así que, vamos a la número 3. ¿Como actúa la firma de la ley del Acta de Poderes de Guerra de Emergencia de 1950 por el Presidente Masón Harry Truman en la Agenda Jesuita?

   

Phelps: Primero de todo, Harry Truman, a quien los Japoneses llamaron "Harry el Sucio" – cuando ellos oyeron que salió la película Harry el Sucio, ellos pensaron que era una película sobre Harry Truman, de acuerdo a mi amigo pastor Japonés, Daniel Fuji, quien ya falleció. Harry Truman fue puesto en el cargo por los Jesuitas, la maquinaria  Demócrata de Pensergast en Missouri. Harry Truman se encaramó después de la muerte de FDR [*Franklin Delano Roosevelt], ya que él fue muerto en la casa de Bernard Baruch. Cuando él hizo eso, puso fin a la guerra con la farsa llamada la caída de las bombas nucleares, para crear a propósito la farsa más grande llamada la Guerra Fría, que habilitaría al Vaticano a golpear país tras país tras país, y reemplazar los líderes con dictadores, subordinados al Papa. Ese fue el propósito de la Guerra Fría. Y así, cuando Harry Truman en 1950 firmó la ley del Acta de Poderes de Guerra de Emergencia, la Guerra Fría estuvo en plena fuerza. Ellos estuvieron construyendo refugios antibombardeos, etc. Así que la nación estuvo en una especie de frenesí. Cuando él firmó eso en una ley, esto puso el país entero bajo ley militar o marcial, y eso es cuando las banderas en cada corte, estatal y federal, comenzaron a ser cambiadas. Y cada bandera de estado y cada bandera de U.S. está ahora ataviada con bandas de oro. Y donde sea que usted ve una bandera ataviada con bandas de oro, eso significa que es la bandera del comandante en jefe. Ahora, si ella es la bandera del estado, ello significa que esa es la bandera del gobernador, como Comandante en Jefe. Y si es la bandera Federal, o la bandera nacional, más correctamente, ella es la bandera del Comandante en Jefe en Washington. De modo que, todas nuestras cortes de justicia no son nada más que cortes de gobierno militar. Todas ellas proceden con procedimientos sumarios. El jurado no tiene poder de abrogar [*el poder de rechazar una ley federal]. Y ellos están simplemente siguiendo las leyes del Imperio, que yo llamo la América de la Enmienda 14, la cual es de un estilo militar, un país del estilo del Rey de Inglaterra. Las cortes no son nada más que cortes de los tribunales del rey, como usted puede ver en los Comentarios de Blackstone. [*La enmienda 14 sancionada en 1868, luego de la Guerra Civil norteamericana, establece entre otras cosas la supresión del derecho de los ciudadanos al voto en caso de participación en rebelión].

   

Y los bancos, cuando usted camina en cada banco, ellos todos tienen una bandera con banda de oro. El banco es lo que Inglaterra llamaría, en el tiempo de Blackstone, el banco del rey. Así que, nosotros tenemos el banco del rey, y tenemos el tribunal del rey. Y esto está de acuerdo al gobierno militar, de acuerdo al gran trabajo de Berkheimer Gobierno Militar y Ley Marcial, publicado en 1914.Cuando Harry Truman hizo eso, existió una consumación de un gran plan para ponernos bajo el Acta de Poderes de Guerra de Emergencia, realmente, un gobierno de guerra. "Tiempo de ahorrar luz del día" [*adelantando los relojes una hora para aprovechar la luz solar], es lo que fue llamado "tiempo de guerra". Este país únicamente tuvo tiempo de ahorrar luz del día durante la Segunda Guerra Mundial, y ellos llamaron esto, en ese tiempo, tiempo de guerra. Así que, nada ha cambiado. Nosotros nunca hemos vuelto a retroceder nuestros relojes. Estamos todavía en tiempo de guerra. El impuesto a las ganancias es un impuesto de guerra. Ello fue llamado un impuesto de victoria en 1942. De modo que la gente está pagando un impuesto de guerra, están bajo tiempo de guerra, están bajo un acta de poderes de guerra de emergencia, y las cortes son cortes de guerra.

 

Continúa...